VIVIENDAS SOCIALES EN CORNELLÀ

AUTORES

MARTA PERIS EUGENIO, JOSÉ MANUEL TORAL FERNÁNDEZ



DESCRIPCIÓN
VIVIENDAS SOCIALES EN CORNELLÀ

VIVIENDAS SOCIALES EN CORNELLÀ 85 viviendas, 543 espacios y 2172 esquinas PERIS+TORAL ARQUITECTES El diseño de una matriz de habitaciones comunicantes y el uso de la madera en favor de las posibilidades de industrialización del edificio, la mejora de la calidad de la construcción y la notable reducción de los plazos de ejecución y las emisiones de C02, son los ejes de este nuevo edificio de viviendas. La edificación se organiza alrededor de un patio que articula una secuencia de espacios intermedios. En planta baja, un pórtico abierto a la ciudad anticipa la puerta del edificio y filtra la relación entre el espacio público y el patio vecinal que actúa como una pequeña plaza para la comunidad. En lugar de entrar directa e independientemente desde la fachada exterior a cada vestíbulo del edificio, los cuatro núcleos de comunicación vertical se sitúan en las cuatro esquinas del patio, de manera que todos los vecinos confluyen y se encuentran en el patio-plaza, conformando un espacio seguro desde la perspectiva de género. Se accede a las viviendas a través del núcleo y de las terrazas privadas que conforman la corona exterior que da al patio. El edificio se organiza en 114 espacios por planta, de dimensiones semejantes, que eliminan pasillos tanto privados como comunitarios para obtener el máximo aprovechamiento de la planta. Los espacios servidores se disponen en el anillo central mientras el resto de habitaciones de uso y tamaño indiferenciado, de unos 13 m2, discurren en fachada ofreciendo distintos modos de habitar. La superficie y proporción de las estancias permite generosas esquinas como soporte que facilita la apropiación del espacio. Otra terraza en la corona exterior completa la secuencia espacial, el enfilade de espacios interconectados por grandes aberturas, permeables al aire, la mirada y el paso. Las 85 viviendas se distribuyen en cuatro agrupaciones y un total de 18 viviendas por planta. Alrededor del núcleo se articulan cuatro o cinco viviendas, de manera que todas las tipologías tienen ventilación cruzada y doble orientación. Las viviendas constan entre cinco, seis o siete módulos, según sean de dos o tres habitaciones. La cocina abierta e inclusiva se sitúa en la habitación central, actuando como pieza distribuidora que sustituye a los pasillos, a la vez que permite visibilizar el trabajo doméstico y evitar roles de género. IMPACTO MEDIOAMBIENTAL Y SOSTENIBILIDAD Mediante la optimización de los materiales, la industrialización de la construcción y la correcta elección de los materiales utilizándolos en estados biosféricos (madera) y reciclados (acero, áridos) se consigue reducir la huella del edificio hasta un 55 porciento menos que un edificio equivalente convencional. El edificio dispone de una calificación energética A y se ha conseguido reducir el consumo de energía primaria a 20 kWh/m2 año y las emisiones de C02 durante su uso a 3 kgCO2 m2 año. Umbráculo Los dos anillos de terrazas perimetrales funcionan como un alero de cara a la protección solar. La fachada exterior que da a la calle se reviste por la parte interior de la malla electrosoldada con una malla de sombreo de 28 porciento de porosidad. Este revestimiento funciona a la vez de protección a los rayos solares que puedan incidir sobre la fachada interior y para la protección visual e intimidad del uso exterior de la terraza sobre las visuales de los vecinos. En paralelo a esta malla se coloca la persiana Barcelona actuando como protección solar y control de iluminación de los huecos de las viviendas. Esta suma de capas en fachada genera un umbráculo en la terraza exterior que permite reducir varios grados la temperatura exterior. Los huecos de la fachada interior, en cambio, disponen de la protección solar dentro del hueco de ventana. Son unos porticones perforados que actúan a la vez de control de intimidad. Sin embargo, el patio interior con la vegetación y su propia forma puede generar un microclima que, de igual manera que la fachada exterior, permitiría reducir varios grados la temperatura exterior. DEFINICIÓN TÉCNICA Las ventajas de la construcción en madera estructural son muchas y ampliamente conocidas: material de la biosfera; alta capacidad de reducción de las emisiones de CO2; regulador higrotérmico; reducción del peso de la estructura y, por tanto, menos cimentación; reducción del tiempo de construcción, etc. Sin embargo, uno de los principales retos del proyecto ha sido conseguir construir un edificio de madera con el módulo de construcción de VPO. Para hacer competitiva la solución estructural en madera, ha sido necesaria una optimización de la estructura. Para los 8.300 m2 de superficie del proyecto, distribuidos en 5 alturas, se han utilizado un total 2.000 m3 de madera. Lo que supone 0,24 m3 m2 de superficie construida. La obra se ha terminado en 17 meses y con un PEC de 950 euros m2.

Valores universales Mediante la optimización de los materiales, la industrialización de la construcción y la correcta elección de los materiales utilizándolos en estados biosféricos (madera) y reciclados (acero, áridos) se consigue reducir la huella del edifico hasta un 55% menos que un edificio equivalente convencional. El edificio dispone de una calificación energética A y se ha conseguido reducir el consumo de energía primaria a 20 kW/m² año y las emisiones de C02 durante su uso a 3 kgCO2/m² año. Los dos anillos de terrazas perimetrales funcionan como un alero. La fachada se reviste por la parte interior de la malla electrosoldada con una malla de sombreo como protección solar y para la protección visual e intimidad del uso exterior de la terraza sobre las visuales de los vecinos. En paralelo se coloca la persiana Barcelona actuando como protección solar y control de iluminación. Esta suma de capas en fachada genera un umbráculo en la terraza que permite reducir varios grados la temperatura exterior.

Valores básicos de la arquitectura y el urbanismo El diseño de una matriz de habitaciones comunicantes y el uso de la madera en favor de la mejora de la calidad de la construcción son los ejes de este nuevo edificio de viviendas. El edificio distribuido alrededor de un patio se organiza en 114 espacios por planta, de dimensiones semejantes, que eliminan pasillos tanto privados como comunitarios para obtener el máximo aprovechamiento de la planta. Las viviendas constan entre cinco, seis o siete módulos. La cocina abierta e inclusiva se sitúa en la habitación central, actuando como pieza distribuidora que sustituye a los pasillos, a la vez que permite visibilizar el trabajo doméstico y evitar roles de género. El resto de habitaciones de uso y tamaño indiferenciado, de unos 13 m², discurren en fachada ofreciendo distintos modos de habitar. Otra terraza en la corona exterior completa la secuencia espacial, el enfilade de espacios interconectados por grandes aberturas, permeables al aire, la mirada y el paso.

Este sitio web utiliza cookies para optimizar tu experiencia de navegación y servicio.